Limpieza de oídos 11

Dice el diccionario de la RAE sobre la palabra Cantautor: “Cantante, por lo común solista, que suele ser autor de sus propias composiciones, en las que prevalece sobre la música un mensaje de intención crítica o poética.”

Era menester de los juglares, maestros de la canción medieval, utilizar la lírica y la forma para llevar a cabo su propósito estético y/o comunicativo. Rápidamente la forma canción se convirtió en uno de los géneros más populares de la música en occidente y desde entonces no ha dejado de existir en el repertorio universal.

La forma en sí era tan atractiva que sugería el baile y el canto en coro de sus estribillos. Por algo se convirtió en el estandarte del pop moderno, tanto así, que hoy en día se habla más de canciones que de obras musicales. Es una realidad histórica que en el gran arte de la canción los compositores nunca han privilegiado la lírica a la música, ni viceversa, pues el arte de hacer canciones es lograr la perfecta comunión de estas dos cosas. Continúa leyendo Limpieza de oídos 11

De vástagos inútiles

El arte, la cultura y, de alguna forma, la agricultura son hijos solteros y adoptados. Viven donde la mamá que no sabe qué hacer con ellos, se creen jóvenes pero están viejos, son desempleados y se bañan tarde, salen después del almuerzo y poco aportan para los servicios. Nadie sabe cómo manejar la situación.

Una parte de la familia dice que lo mejor es apoyarlos, darles lo justo para que vivan y tenerlos cerca. Ellos, aunque inquietos, saben de flores y cariños. Solo uno que otro tío amargado no los soporta porque brincan en las camas, no lavan platos, son caprichosos y se toman el vino. Por otro lado, hay quienes opinan que hay que montarles un negocio, una miscelánea que les permita sostenerse solos y sacar los pies de la casa. El caso es, y terminando este cuento, que cada vez que tienen que salir pasan vergüenzas pidiéndole la plata a sus padres, a los tíos, a los vecinos ricos y al de la tienda, y ese es el tema que nos convoca, la vergüenza del pedigüeño. Continúa leyendo De vástagos inútiles

Hecho por colombianos

En la pasada columna invitaba al público interesado en productos culturales a tener un consumo más responsable. Quisiera dar continuidad a dicho argumento exponiendo una reflexión acerca de los festivales musicales que involucran músicos colombianos. El consumidor responde a conciertos y festivales comprando boletas, en algunos casos excesivamente costosos, y una de las variables de compra es si el evento tiene en su cartel a un artista internacional.

Quiero compartir un ejemplo reciente de un festival que se hace en Medellín. Logra confundir al público por su nombre, pues no se necesita mucho conocimiento y tiempo para suponer que un festival llamado “Medejazz” consiste en una serie de conciertos de Jazz, pero la realidad de las últimas ediciones es que es un evento que consolida su cartel con artistas de lo que se conoce como Salsa y otros artistas que en tiempo pretérito hacían música con influencias de Jazz pero que su propuesta actual ha tomado un rumbo muy diferente. Continúa leyendo Hecho por colombianos

Prosumidor Cultural

La oportunidad que tengo de ser uno de los colaboradores de Remolinos, programa de radio cultural de Música Corriente en el que participo con 4 músicos profesionales, me ha llevado a profundizar en mi papel de público para generar opiniones y contenidos complementarios en el programa. El tema de la formación de públicos es un tema recurrente no solo en los episodios que hablamos de música, también en cualquier conversación que busque hacer un diagnóstico del estado de la cultura en nuestra ciudad. Sin duda, este es un objetivo en común del gobierno, los artistas y las instituciones culturales. Sin embargo, creo que el mismo público tiene una gran responsabilidad en el tema del consumo de música y cultura que no ha sido considerado con detalle.

La responsabilidad de la formación la estamos delegando, en primer lugar, al gobierno, que mediante políticas públicas ha hecho un trabajo importante y tiene el reto de mantenerlas y mejorarlas. En segundo lugar, a los artistas, que trabajan para formar su audiencia sabiendo que el consumidor de hoy está en constante búsqueda de nuevas experiencias. Pero el público vive estas experiencias, en la mayoría de los casos, de manera superficial, sin entrar al detalle de la propuesta, lo que lleva a que estén cambiando rápidamente los productos que consumen, más en un escenario donde hay una sobreoferta de propuestas musicales. Continúa leyendo Prosumidor Cultural

Vicios

Estudiar técnica vocal, en resumidas cuentas, consiste en quitar vicios. Se trabaja puliéndolos, moldeándolos o en efecto eliminándolos, de modo que la voz se desgaste lo menos posible y técnicamente se acerque cada vez más al dominio del estilo que se estudia.

Vicios en la voz hay miles, casi todos inconscientes que se vuelven costumbre y que son muy difíciles de quitar. Hay quienes cantan con la garganta, terminan cada nota con una especie de gemido descendente o hacen excesivos adornos propios del pop, y hay quienes aprenden a cantar imitando a alguien que admiran y terminan cantando parecido, alejándose de la propia voz. Este último vicio lo encontramos regularmente en cantantes de tango, que aprenden a cantar escuchando grabaciones viejas y terminan cantando igual que esos discos, con voz de vitrola. Continúa leyendo Vicios

Crónica después del mareo

Amantes de las causas perdidas, salieron de Medellín el 5 de agosto rumbo a la madre patria Metropolizón y Gordos Project, dos agrupaciones del sello independiente Música Corriente; exponentes de lo que puede catalogarse como nueva música tropical colombiana con el fin no sólo de llevar su música a públicos exóticos donde los tíos no son necesariamente parientes; también era cuestión de perderle el miedo a tan aparatosa y lejana empresa. Aprender, disfrutar de la música y dejar huella era la consigna para dicha aventura emprendida por 15 músicos, un ingeniero, una manager y varios pegados por cuenta propia. Continúa leyendo Crónica después del mareo