Comedia

INT. TEATRO DE CONSIDERABLE TAMAÑO – NOCHE

El teatro está a reventar, sus casi 500 sillas están todas ocupadas por un público expectante y ansioso por ver al ahora comediante, antes desconocido como músico. Pagaron sin reparos una boleta que para un concierto solo es entendible si es un festival de gente bonita con alguna banda reencauchada de los años ochentas. No saben mucho del espectáculo que van a ver pero poco importa, solo saben que se llama “Stand-Arte” y que debe ser chistoso porque si no, la ciudad no estaría plagada de pasacalles con la foto del personaje que ansiosos esperan.

Las luces se apagan, comienza a sonar “De música ligera”. El comediante antes músico sale a escena y el público con solo verlo estalla en carcajadas y vítores, la platica no se perdió.

COMEDIANTE
(Impactado por el aforo que en un concierto suyo era impensable o solo posible en algún festival gratuito en el que no terminaba de encajar, hace una venia que produce aún más risa. Entre las luces reconoce a los papás y a amigos cercanos, a compañeros del colegio a los que se cansó de invitar cuando cantaba, miembros de la farándula criolla y a unos parientes lejanos que sólo recordó cuando lo llamaron a pedirle boletas. Espera a que paren los aplausos pero se ve obligado a intervenir)

¡No es para tanto, gracias, gracias, me ponen nervioso!

Continúa leyendo Comedia

Limpieza de Oídos 9

Una preocupación: a los músicos se les acabó la costumbre de hacer conciertos por el gusto de compartir la música, de crear escena, de armar parches.

El estado, unos cuantos festivales de mediano formato y tres salas de conciertos con equipamiento técnico cegaron a las bandas de Medellín a ir más allá (o más acá), a lo primitivo. Se acabaron los conciertos de pequeño formato, esos donde la autogestión revela el amor que los músicos tienen por su profesión, donde cada banda pone un micrófono, un amplificador o una base de platillo, hasta completar el set. Ahora no tocan aquí o allí, porque las condiciones técnicas no son las adecuadas. Y así, también el público se mal acostumbra, ahora no van a pagar por un concierto en un garaje o en un teatro prestado porque “la alcaldía ya pago por vos”. Continúa leyendo Limpieza de Oídos 9

Limpieza de Oídos #8

Hay una historia que se repite en el escenario musical de Medellín: Una banda se reúne a ensayar, montan canciones, hacen arreglos en el instante, logran un sonido, pulen un repertorio, dan conciertos y el público parece interesado; hasta que llega el momento de grabar un disco. Van al estudio de grabación, el ingeniero de turno a veces da unas atrevidas recomendaciones y finalmente, después de muchas tomas y horas de mezcla, lo escuchan mil veces y no se sienten satisfechos. “Es que suena pasito”, “todo está muy opaco”, “el bajo no se entiende”, “la voz está perdida”, etc. Finalmente, por no perder la inversión, terminan publicando un disco que poco se parece al resultado que anhelaban y le echan la culpa al ingeniero que hizo la captura.

Son pocos los discos publicados en la ciudad que cuentan en los créditos con la figura del productor musical. Todos conocemos el legado de Federico López, un productor local que trabajó en discos como El Dorado de Aterciopelados, el homónimo de Parlantes y un polémico disco como el de Los Árboles, entre otros. Hoy en día la mayoría de grupos actúan de productores sin tener conocimiento del tema, o sin tener la valentía de entregar su obra a un tercero que les ayude a plasmar la idea musical en una placa discográfica. Continúa leyendo Limpieza de Oídos #8

Crónica después del mareo

Amantes de las causas perdidas, salieron de Medellín el 5 de agosto rumbo a la madre patria Metropolizón y Gordos Project, dos agrupaciones del sello independiente Música Corriente; exponentes de lo que puede catalogarse como nueva música tropical colombiana con el fin no sólo de llevar su música a públicos exóticos donde los tíos no son necesariamente parientes; también era cuestión de perderle el miedo a tan aparatosa y lejana empresa. Aprender, disfrutar de la música y dejar huella era la consigna para dicha aventura emprendida por 15 músicos, un ingeniero, una manager y varios pegados por cuenta propia. Continúa leyendo Crónica después del mareo

Limpieza de oídos 2

“El sonido es una ausencia presente, el silencio es un presente ausente.”
David Toop
Resonancia siniestra

Pocas veces las redes sociales nos sorprenden con discusiones o temas relacionados con la crítica musical. Sin embargo, el mes pasado se armó una cadena de publicaciones invitaba a nombrar bandas según una serie de premisas: Banda que odio, banda sobrevalorada, subestimada, favorita, con letras más inteligentes, etc. El juego consistía en que uno hacía la tarea y continuaba la cadena invitando a tres amigos a que hicieran lo mismo. El juego parecía inofensivo a medida que cada quien nombraba bandas extranjeras que amaba en secreto, y no pasaba de ser algo más que un chisme. Continúa leyendo Limpieza de oídos 2

Limpieza de oídos

“Pues decimos… que hasta ahora no ha habido la menor crítica musical en Medellín. Todas las reseñas musicales han sido para prodigar flores y elogios, agotando las ponderaciones, cuidando únicamente de lisonjear la vanidad de los artistas, extranjeros o locales, y esto con dos fines, o debido a dos causas: la de no echarse enemigos encima o la de no meterse en honduras analizando lo que se escapa a la preparación o competencia de los críticos. ¿Va a continuar siempre así Medellín? Nadie seguramente lo deseará. Ni los mismos criticados; pues ya es hora de darse cuenta de que una crítica no puede hacer daño a nadie. Si no es exacta, el artista seguirá mereciendo la aceptación del público; y si es exacta, el público caerá en la cuenta y el artista tendrá que corregirse para poder seguir mereciendo esa aceptación. El resultado será que el público irá aprendiendo a discernir y a no guiarse por la sugestión de la fama, y que no podrá nadie venir a “meter la gómez”. A eso vamos y a nada más que a eso debe atender en adelante la crítica musical en Medellín.”1
Continúa leyendo Limpieza de oídos