Comedia

INT. TEATRO DE CONSIDERABLE TAMAÑO – NOCHE

El teatro está a reventar, sus casi 500 sillas están todas ocupadas por un público expectante y ansioso por ver al ahora comediante, antes desconocido como músico. Pagaron sin reparos una boleta que para un concierto solo es entendible si es un festival de gente bonita con alguna banda reencauchada de los años ochentas. No saben mucho del espectáculo que van a ver pero poco importa, solo saben que se llama “Stand-Arte” y que debe ser chistoso porque si no, la ciudad no estaría plagada de pasacalles con la foto del personaje que ansiosos esperan.

Las luces se apagan, comienza a sonar “De música ligera”. El comediante antes músico sale a escena y el público con solo verlo estalla en carcajadas y vítores, la platica no se perdió.

COMEDIANTE
(Impactado por el aforo que en un concierto suyo era impensable o solo posible en algún festival gratuito en el que no terminaba de encajar, hace una venia que produce aún más risa. Entre las luces reconoce a los papás y a amigos cercanos, a compañeros del colegio a los que se cansó de invitar cuando cantaba, miembros de la farándula criolla y a unos parientes lejanos que sólo recordó cuando lo llamaron a pedirle boletas. Espera a que paren los aplausos pero se ve obligado a intervenir)

¡No es para tanto, gracias, gracias, me ponen nervioso!

Continúa leyendo Comedia