Sinvergüenzas

Sinvergüenzas los que se burlan de sus padres por guardar con celo los discos de Richard Clayderman; un rubio buenmozo de mirada perdida, inválido de gusto y de la mano izquierda, una versión amable para un escucha perezoso, desinteresado y aparente. Esos, los sinvergüenzas, burleteros y contemporáneos, hoy se ocupan de lo mismo, recorren el mismo surco de sus padres y no saben de canciones ni de arreglos. Con facilidad toman nota de movimientos histriónicos, de vestuarios llamativos o de tonificación muscular pero nunca de música, porque a esta la dejaron tras las faldas de un teatro económico.

La música es música y el teatro, teatro. Ablandar la carne para los muecos no es menester del carnicero, es el comprador quien sabe qué corte busca, si lo maja o lo echa en papaya. Incluso puede elegir no comérselo. La pirotecnia cansa por la posición del cuello mirando al cielo, por la estridencia y lo efímero de la pólvora, mientras que los intentos por hacer música se convierten en molinos con cara de gigantes, esfuerzos que por imposibles y sin sentido se vuelven fantasmas sin gracia en el escenario, espíritus errantes de rueda en rueda explicando el porqué de su parquedad. Continúa leyendo Sinvergüenzas

La Boa que aprieta de principio a fin

En el Corrientazo anterior manifesté mi inquietud sobre la falta de oficio de muchos de los cantantes de la actualidad de nuestro país, tanto en el ámbito comercial como en el independiente. Destaqué a algunas famosas e inolvidables voces de la música colombiana y me quedé corto mencionando aquellas adscritas al circuito cultural, espero que más por desconocimiento que por escasez. sin embargo y fruto de un impecable concierto que pudimos presenciar en La Pascasia hace unos días, en mi lista de cantantes independientes a escuchar y disfrutar está a partir de ahora la voz de Deimar “Pío” Molina, cantante de La Boa, Bogotá Orquesta Afrobeat.

Conocidos por sus discos con la cantadora Nelda Piña, La Bogotá Orquesta Afrobeat llegó a La Pascasia para presentar Volumen, su segundo disco “en solitario” –entre comillas porque son once músicos- y de principio a fin capturaron a un público que, sin darse cuenta, se puso a bailar con sus poderosos mambos y atrapantes ritmos. Se destacan en La Boa dos figuras bailantes al frente del escenario: sus cantantes Deimar Molina y Diana Sanmiguel, con instrumentos de percusión propios del afrobeat y coordinados pasos que no llegan a ser coreografías, confirman que definitivamente estamos ante una muy buena agrupación, ya que incluso logran lo que muchas pecan: tener unos cantantes tan buenos como los demás músicos. Continúa leyendo La Boa que aprieta de principio a fin

Limpieza de Oídos #7

Desde hace unos años se viene gestando en la ciudad un interés por las prácticas sonoras contemporáneas, la música experimental o el arte sonoro. Cuál es la manera correcta de nombrarlo es una discusión bizantina. Aquí preferimos hablar de ello en términos musicales.

Asistimos el pasado mes de mayo en la universidad Eafit al concierto Bicicletas, Música Visual y solistas del ensamble [expr] Taller de prácticas sonoras. Se trata de una agrupación de música nueva que empieza a figurar dentro de la escena mencionada de la ciudad de Medellín. Reseñaremos en esta ocasión algunas de las obras más destacadas del concierto:

Sobre textos de Bernardo Soares, se trata de un performance para voz recitada y procesamiento de audio del compositor Sebastián Orejarena, que evoca la forma compositiva del Ommagio a Joyce de L. Berio pero que se ve enriquecida con respecto a este por la presencia de intérpretes en vivo (Alejandra Montes y Alejandro Bernal) que aprovechan la acústica y los medios digitales para proponer una deformación de la lectura según el desarrollo tímbrico que la obra va proponiendo. Continúa leyendo Limpieza de Oídos #7

Editorial 7

Nuestro número anterior ha levantado una pequeña polvareda que, paradójicamente, clarifica el panorama de la crítica musical entre nosotros y da pie a un par de reflexiones sobre el asunto. Trataré de abordarlas sin ofender a los involucrados, pero es fácil que fracase.

Limpieza de oídos #6, la columna firmada con el seudónimo de Martín Olivo, ha provocado, entre otros, al periodista musical Diego Londoño, quien tanto en las redes sociales como en su columna ha hecho públicas dos consideraciones sobre el respeto a los lectores y a los músicos. Me remito a la primera y los invito a que lean su artículo reciente, “Si va a hacer crítica, o como quiera que le quiera llamar, por respeto a los lectores (…) muéstrese, diga quién es, y asúmase como humano, no se esconda en un seudónimo para evitar también ser criticado”. Al respecto debo aclarar varias cosas. Primero que el autor de ese artículo está enterado de las reacciones más ruidosas, que el seudónimo no lo ha protegido de la crítica, que la naturaleza vegetal de su nombre no lo absuelve de su humanidad, y, finalmente, que el texto es respetuoso con el lector porque está bien escrito y argumenta cada idea que expone. Continúa leyendo Editorial 7

Limpieza de oídos #6

Él es sin duda uno de los más grandes músicos de esta ciudad. Fuimos testigos de su prematura genialidad desde su época de estudiante. Fue educado en la calle por melómanos consagrados y en la academia por estrictos maestros de conservatorio. Ha escrito, producido, grabado y arreglado buenas canciones y memorables discos. Pero aquí no estamos para idolatrar ni ser condescendientes con su trabajo, para eso lean a los que se atreven a compararlo con Lucho Bermúdez.

Hablemos de lo que nadie se atreve y todos comentan: el declive y la vergonzosa etapa en la que se encuentra su proyecto principal Puerto Candelaria.

No hay que ser un teórico para darse cuenta de la involución melódica que hay entre la canción Amanecer, perteneciente a su primer disco, y el desafiante trabalenguas de Crazy Party, su último lanzamiento. Continúa leyendo Limpieza de oídos #6

Editorial 6

Tiene en sus manos el primer Corrientazo de 2017, una publicación del sello Música Corriente que circula mensualmente durante la segunda mitad del año. Nuestra dilatada comunicación, sumada a la alta posibilidad de que usted se encuentre por primera vez con este fanzine, demanda un recuento de nuestro esfuerzo, del que usted hace parte. Prometo que será breve pero confuso.

Desde sus inicios, nuestro sello adoptó un espíritu polifónico, elaboró su discurso en tres voces simultáneas y reunió en discos a artistas plásticos, escritores y músicos. Este fenómeno, en cuerpo de una sola persona jurídica, es básicamente un trastorno tripolar, pero al momento de ocupar una sede, nuestro desorden permite invitar a las múltiples personalidades que entrañamos, y aliviar las cargas considerablemente. Por eso decidimos tomar posesión de La Pascasia y, entre muchas personas, desde diferentes oficios del arte, resistir al exorcismo de la oferta y la demanda que reza que hay que ser rentables. Continúa leyendo Editorial 6

Si George Orwell hablará con Pink Floyd

“Nosotros con labios apretados y pies fríos, y usted ¿Se siente abusado?”

“Todos los animales son iguales, pero algunos animales son más iguales que otros”

Estas 2 frases hacen parte de un libro y de una canción. Si se juntan en forma de dialogo se puede concluir que tienen un tema en común, la desigualdad. Así como estas frases, la música y los libros tienen más mensajes que se pueden enlazar ilustrando un pensamiento. Las diferentes expresiones artísticas son herramientas que permiten emitir un juicio de valor acerca de nuestros comportamientos como seres humanos y hacer críticas desde diferentes perspectivas a la sociedad contemporánea. Entre tantos ejemplos, quiero mencionar dos, creadas con más de 30 años de diferencia, pero que tienen varios puntos en común y que, en mi opinión, no han perdido vigencia. Continúa leyendo Si George Orwell hablará con Pink Floyd

Cante aunque no cante, pero no cante por cantar

Algo llama mi atención en la música colombiana actual: la escasez de cantantes de oficio, y más que de oficio, cantantes que hayan encontrado su propia voz. A este hallazgo conducen el trabajo, el estudio y la práctica concienzuda, sin importar que canten agudo, grave, poquito o mucho, para llamarlos cantantes, en todo el sentido de la palabra, deben ponerse en la tarea de sacar el mayor provecho a su voz a pesar de sus limitaciones. Continúa leyendo Cante aunque no cante, pero no cante por cantar

Limpieza de oídos #5

El mes pasado recibimos nuevamente en la ciudad a cientos de personas interesadas en la industria musical independiente. El mercado cultural Circulart es la excusa anual para venir unos días de fiesta a la ciudad, participar en ruedas de negocios, asistir a showcases (porque ni siquiera conciertos los pueden llamar) y finalmente volver a casa con los bolsillos llenos de tarjetas personales y unos cuantos discos compactos de bandas esperanzadas en estrenar su pasaporte. Continúa leyendo Limpieza de oídos #5

Crónica después del mareo

Amantes de las causas perdidas, salieron de Medellín el 5 de agosto rumbo a la madre patria Metropolizón y Gordos Project, dos agrupaciones del sello independiente Música Corriente; exponentes de lo que puede catalogarse como nueva música tropical colombiana con el fin no sólo de llevar su música a públicos exóticos donde los tíos no son necesariamente parientes; también era cuestión de perderle el miedo a tan aparatosa y lejana empresa. Aprender, disfrutar de la música y dejar huella era la consigna para dicha aventura emprendida por 15 músicos, un ingeniero, una manager y varios pegados por cuenta propia. Continúa leyendo Crónica después del mareo